Jornada de trabajo Voluntario

Desde que recibimos la casa decidimos realizar Jornadas de Trabajo Voluntario. Lo aprendimos algunos que estuvimos exilados en Nicaragua, pero sabemos que lo practicaba el CHE en Cuba y seguramente tantos otros que no conocemos. Decía Tere: “yo me di cuenta lo que era este proyecto cuando asistí a LA PRIMERA Jornada de Trabajo voluntario” Estas Jornadas nos permiten conocernos más, experimentar la necesidad de todos los compañeros, la fortaleza y las debilidades de cada uno y simpatizar con ellas, cada uno va llegando y nos vamos organizando y vamos arreglando lo que está roto, embelleciendo lo feo, limpiando lo sucio, arreglando lo desordenado, poniendo vidrios, haciendo instalaciones eléctricas, poniendo ladrillos, todos aprendemos de las habilidades de los demás. Pero por sobre todo hacer el ejercicio de DONAR desde nuestro propio cuerpo nos reúne en el amor. Además compartimos la comida, con charlas, con la participación de todos, grandes y chicos, el mate, y la alegría del encuentro. Las hacemos 3 o 4 domingos al año